CiudadEscuela Muchachos – CEMU

La Ciudadescuela Muchachos (CEMU) fue fundada en el año 1970 por el arquitecto Alberto Muñiz Sánchez -Tío Alberto. Organización sin ánimo de lucro.

Juego Ciudadano

LA CONSTITUCIÓN DEL NIÑO

Sus leyes, dibujadas en su propia constitución, son el reflejo de su actitud como ciudadanos.

Es la norma que puede regir en cualquier lugar donde haya más de un niño: en una Ciudad de los Muchachos o en esa importante mini ciudad que es un hogar en familia.

Todas las cosas que los niños necesitan saber, de normas a seguir, de precauciones a tomar; desde las más domésticas a las más trascendentales, para llegar a conseguir las metas que se propongan, las mejores.

Una Constitución versificada (los artículos son estrofas de rima generalmente consonante y versos octosílabos), inspirada en los niños y dibujada por Tío Alberto.

Una Constitución que ayuda a compartir el importante juego de la Convivencia, y es garantía de una vida en concordancia y libertad. Un libro enseñante escrito en verso para que los niños lo asimilen mejor.

Y si esta Constitución es absolutamente para los niños, algunos artículos debieran serlo también para Adultos, Padres o Profesores.

 

LEYES DE CONVIVENCIA

Las Leyes de Convivencia forman, junto a los postulados, himno y dodecálogo, la auténtica carta magna de los niños, las reglas que deben cumplir.

Son artículos en estrofas octosilábicas. Los artículos se agrupan en 6 capítulos, cuyos preámbulos, escritos también en clave de niño, son los siguientes:

De las Leyes del Hogar: Son los artículos imprescindibles para hacer tu vida y de la vida de los que comparten hogar contigo, hermanos y padres (o compañeros y maestros), una Convivencia agradable.

De las Leyes del Juego y del Ocio: Unas Leyes que, si para los hombres son importantes, para vosotros, sobre todo los más pequeños, son fundamentales. Toda enseñanza viene del Juego.

De las Leyes de la Vida Cultural y Deportiva: Leyes para la Mente (Cultura escolar, Académica, Laboral). Y para el Cuerpo (Cultura Física, Deportiva). Un cuerpo sano, equilibrado y vigoroso, guarda generalmente un alma proporcionada.

De las Leyes de la Vida Laboral: Cuando el trabajo tiene como único fin el propio Niño, y no es una imposición, fortalece la autoformación y el sentimiento de utilidad, y puede divertirse más que el más interesante juego.

De las Leyes de la Vida Social: La vida social es la segunda y gran etapa del Niño (la que sigue a la vida familiar): la Convivencia con niños y personas que no pertenecen a tu familia, pero que debes tratar y querer como si lo fueran.